El conejo y el pájaro – Cuento

Había una vez un pequeño conejito llamado Pancho. Pancho vivía en un bosque lleno de árboles y flores coloridas con muchos amigos a su alrededor. Un día, mientras exploraba el bosque, encontró un pequeño pájaro que había caído del nido.

Pancho, el conejito, se acercó al pequeño pájaro y lo levantó cuidadosamente con sus suaves patas. El pájaro se sintió muy seguro en las manos del buen conejo y empezó a piar de felicidad.

Pancho no sabía cómo cuidar a un pájaro, pero recordó que su mamá le daba leche cuando era un bebé. Así que corrió hacia su casa en el bosque y encontró un poco de leche para darle al pequeño pájaro.

El pájaro bebió la leche con gusto y se sintió lleno y feliz. Pancho se quedó con el pájaro todo el día, cuidándolo y asegurándose de que estuviera seguro y cómodo.

Cuando llegó la hora de dormir, Pancho puso al pájaro en su nido y lo tapó con hojas suaves para que se sintiera cómodo y calentito. El pájaro se durmió feliz y plácidamente, sabiendo que había encontrado un amigo en el conejito Pancho.

Y así, Pancho y el pequeño pájaro se convirtieron en amigos inseparables, y decidieron explorar juntos el bosque y aprendiendo cosas nuevas cada día.

Pancho aprendía cosas que pasaban en el cielo gracias a su amigo el pájaro y el pajarito aprendía cosas que pasaban en el suelo gracias a su amigo Pancho. Los dos aprendían mutuamente uno del otro y así pasaron sus días aprendiendo y descubrieron el inmenso bosque más allá de sus propios alcances.
Fin.

Deja un comentario